viernes, 11 de abril de 2008

¿Por que no se debe abortar?

El aborto, quizás aparenta ser una solución en medio del susto, angustia, sensación de desamparo y de incapacidad. Algunos lo deciden sin saber que el remedio es peor que la enfermedad... porque con los años, cuando pasa la crisis, el vacío y el dolor por la muerte de un ser dentro del vientre, un ser que pudo parecerse a su madre o a su padre, que quizas sería la alegria de su vida... y mil posibilidades que fueron truncadas empiezan a azotar el conciente y el subconciente de los padres abortantes, en especial el de la madre. Para algunos este suceso les convierte la vida en tristeza por lo que pudo haber sido.... en culpa y profundo dolor por lo irremediable.. peor aun, cuando el aborto mal realizado ha causado la perdida de la posibilidad de engendrar otro hijo... Si usted o alguien cercano ha abortado, requiere la confesión con un sacerdote autorizado por el obispo para su absolución.... pero tambien requiere un psicologo con principios eticos y morales rectos y con gran capacidad de comprension y amor. Si nunca lo ha hecho, si lo esta pensando.. es mejor que investigue lo que sucede en un aborto, baje videos sobre el aborto. Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....
video

DUELO POR LA MUERTE DE LA MADRE

En Pastoral y Bienestar universitario la Fundación Catolica del Norte, hubo un foro y orientación sobre los duelos, paralelamente, un amigo quedó viudo y su hijo de 7 años huerfano... Esto me impulsó a escribir esta pequeña orientación.

La pérdida temprana de la madre es uno de los duelos más difíciles de superar, especialmente porque los adultos que rodean al niño quizás lo atienden con esmero, le dicen palabras consoladoras y procuran que no esté triste, pero no saben como ayudarle a procesarlo. Los duelos pueden durar de 2 a 7 años, o incluso más, y tienen momentos sucesivos y repetitivos como:

1 Incredulidad: se niega la pérdida, se siente atónita de horror: “No puede ser verdad”. La inicial es como un “shock”, pero luego se repite. Debe encontrar motivos para vivir, tener fe en que el alma de mamá sigue viva y su amor es eterno.

2 Se presenta una confusión de emociones y sentimientos, por lo que debe permitir al niño(a), “abandonarse” a su dolor, llorar, sentir tristeza, rabia, alegría, ira, miedo, angustia, frustración, culpa y agitación. Es conveniente motivarlo a expresar lo que piensa y siente para que libere su dolor.

Es necesario comprender que sufre alteraciones en la atención, razonamiento, memoria, alimentación y sueño, actúa con irascibilidad y agresividad, por tanto no debe castigarlo. Es bueno abrazarlo y decirle que lo comprende, que lo ama y que no esta solo. Darles aguas aromáticas o esencias florales tranquilizantes, pero no medicamentos.

3. Luego hay resignación pero no aceptación. Disminuye la agresividad, pero en el fondo existe la esperanza de volver a ver a mamá, la extraña, todo se la recuerda y llora inconsolablemente su ausencia. Cuando al niño se le ha educado en la fe cristiana, creyendo en la vida eterna, es más fácil ayudarle a calmar su frustración.

4. La depresión es parte del proceso de aceptación. El niño(a) tiene una actitud de apatía, se introvierte y es difícil motivarlo a realizar o disfrutar actividades, debido a que miles de recuerdos pasan por su mente. A veces no querrá hablar, pero en otras sí y es conveniente escucharlo, dejar que cuente una y otra vez lo que recuerda, piensa y siente, sin criticarlo ni reprimirlo, pues así esta procesando el duelo.

Eso si, cuando termine el relato, es conveniente invitarlo(a) a repetir: “Gracias a Dios y a mi madre por estos momentos vividos, pero ahora ella se puede ir en paz, ya se fue, así es y ya no esta aquí corporalmente, así es, así fue y será”. (Tomado de Antonny de Mello) Así va cambiando el dolor por aceptación.

5. Ahora viene una reorganización vital, es indispensable ayudarle al niño a fijarse un proyecto de vida en el cual su madre ocupe el lugar correspondiente. Debe ser motivado amorosamente, con paciencia y serenidad, a asumir nuevas conductas, enseñarlo a afrontar la nueva organización familiar, responsabilidades y todos los cambios.

6. La aceptación se alcanza cuando él pueda recordar a mamá con tristeza pero con tranquilidad y paz, pues su mamá es una figura interna, está reconciliado con ella y con la muerte. Ahora, su trabajo es su propia vida; se puede tornar egocéntrico pero poco a poco se irá estabilizando.

Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....

sábado, 1 de marzo de 2008

NO SE QUEJE, ACTUE!

ALBA LUCIA CASTRO

Cuando una señora embarazada se sube a una buseta atestada de gente, con un niño en brazos, la cartera y una bolsa de compras, la mayoría de las personas piensa: ¡Pobre señora, nadie le da el puesto! ¿Y Usted por qué no se lo da?

La legislación colombiana ordena la protección de niños, discapacitados, ancianos y mujeres embarazadas, establece que deben ser atendidos sin hacer filas; sinembargo se pueden ver muchos de ellos haciendo inmensas filas en las ventanillas de atención al público y si alguna de estas personas intenta solicitar atención sin hacer la fila, la gente arma escándalo, los insultan y hasta los agreden.

¡Como se ha deshumanizado la gente! Es que acaso piensan que nunca van a estar enfermos, inhabilitados ni viejos! Antes de los 90´s en escuelas y familias, se enseñaba a respetar y a considerar las condiciones de los demás, por tanto se les ayudaba a que estuvieran cómodos y protegidos sin necesidad de leyes que nadie cumple.

El respeto por si mismo, las normas de cortesía y etiqueta, eran valores morales y sociales que hacían parte de nuestra cultura colombiana, eran costumbres que se transmitían de generación en generación.

Lamentablemente la intromisión de otras culturas violentas, vulgares y deshumanizantes, introducidas a través de los medios de comunicación como seriados, novelas, películas y muñecos animados, han ido haciendo escuela de formación de una cultura de costumbres bestiales, hedonistas y egoístas, tipificadas por la falta de conciencia tanto de su propia dignidad, como de la dignidad de los demás.

A esto, podemos sumarle la violencia viva en nuestro país, donde hay hombres y mujeres que maltratan o violan sexualmente a sus propios hijos; gente que secuestra, recluta niños para la guerra, hacen abortar a las mujeres embarazadas y abandonan o torturan a niños, enfermos, discapacitados y ancianos, gente que mata a otro sin piedad…...

Por otro lado, se presenta el resquebrajamiento de la familia como núcleo de la sociedad, pues los adultos se separan y forman nuevas familias sucesivamente, entonces los hijos van y vienen de un hogar a otro, sin tener estabilidad.

Además, no hay formación de valores, pues no hay comunicación familiar porque el trabajo y las necesidades de los adultos no les dejan tomar conciencia de las necesidades de los hijos ni de asumir a cabalidad la responsabilidad de su educación y formación integral.

No espere a estar viejo(a) para sentir la indolencia de sus hijos. No se queje. ¡Actúe! Empiece por dar ejemplo y enseñar a su familia valores éticos, morales y sociales rectos. Haga que su familia aporte un granito de amor a la sociedad, pues así, probablemente en unas décadas podremos sentirnos orgullosos de nuestra cultura colombiana.

Si naciéramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....

sábado, 2 de febrero de 2008

MILES DE NIÑOS COLOMBIANOS SUFRE... MUEREN... DIA A DIA



EL SECUESTRO MATA EN VIDA
ALBA LUCIA CASTRO

El ser humano, como animal racional tiene derecho a vivir, a nutrirse, desarrollarse física y emocionalmente. Tiene el derecho y el deber de satisfacer sus propias necesidades de subsistencia, protección, afectividad, participación en su grupo familiar y social, a usar su inteligencia, a ejercer su libertad, a amar, a recibir amor y a lograr su propia realización y trascendencia.

Los hijos indefensos de cualquier especie, son protegidos por los adultos, y cuidados por sus padres hasta cuando son capaces de vivir por si mismos. Los derechos de los niños y adolescentes pueden dividirse en las siguientes categorías:
· Derechos a la supervivencia: que buscan proteger y garantizar el derecho a la vida y a satisfacer sus necesidad más básicas, como el alimento, el abrigo y la protección de la salud.
· Derechos al desarrollo: que buscan proteger y garantizar su desarrollo pleno (físico, espiritual, moral y social), como el derecho a
educación, a la cultura, al juego y la libertad de pensamiento, conciencia y religión.
· Derechos a la protección: que buscan proteger y garantizar que no sean objeto de abusos, negligencia y explotación, como el derecho al
nombre (identidad), nacionalidad y cuidado
· Derechos a la participación: que buscan proteger y garantizar su participación en las decisiones que les afectan y en las actividades de sus comunidades locales y
países, como la libertad de expresión.
· Derechos a ser escuchado: que buscan proteger y garantizar su respeto por los demás. Por que si no escuchas a un niño, el niño tampoco escuchara a los demás (es para su educación).

En todo el universo, por ley natural, divina y humana, está prohibido atentar contra la vida, pero el secuestro atenta contra los derechos a ser y a vivir como persona, el derecho a satisfacer sus necesidades, a ejercer su libertad responsable y a hacer acopio de su voluntad para lograr su propio desarrollo, el de su familia y su entorno social.

El secuestro es mantener una persona muerta en vida. El secuestro es una tortura permanente porque niega el derecho a ser escuchado, a comunicarse; el secuestrado es amenazado, humillado, encadenado, esclavizado, maltratado y cuando está enfermo no tiene atención adecuada. El secuestro deja traumas y consecuencias irreversibles.

En Colombia hay muchos miles de niños y adolescentes que han sido “reclutados” y que sufren lo mismo que los secuestrados.

Mañana 4 de febrero vistamos camisetas blancas y a las 12 salgamos a la calle a exigir que liberen los secuestrados y que se respete el derecho a la vida humana de todos los colombianos y que se acaben los grupos armados. Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....

¿USTED DESEA QUE SU HIJO SEA FELIZ?


¿UD DESEA QUE SU HIJO SEA FELIZ?
ALBA LUCIA CASTRO

No se si Usted, pero todo ser humano en lo más recóndito de su pensamiento y su corazón desea ser feliz, aun sin tener claro que es felicidad. Igualmente, la mayoría de quienes han tenido hijos, lo que más desean es que sus hijos sean felices, aunque no sepan como enseñarlos a ser felices.

Creen que dejar que el niño haga lo que le venga en gana es hacerlo feliz; creen que si no le dan todo lo que el pide, es crearle traumas y hacerlo infeliz…. otros creen que hay que maltratarlo y hacerlo sufrir para que a punta de golpes aprenda a ser verraco, porque la vida es dura, injusta y no existe la felicidad. ¡Que barbaridad! Eso es como confundir la gimnasia con la magnesia.

Un niño necesita ser escuchado, que sus padres opinen sobre sus ideas, le aclaren dudas y que le den ánimo cuando se siente frustrado. Los niños se alegran cuando reciben las cosas materiales, pero la novedad pasa y la emoción también.

Sin embargo, si Usted le da más de lo que necesita para reemplazar el tiempo y la atención que no le puede dar, entonces el niño aprende a pedir cada vez más, porque es la forma de llamar la atención de sus padres.

El hijo de padres demasiado rudos o muy satisfactores, siente que sus padres son injustos, ambiguos o débiles, por lo cual se siente inseguro, ansioso, estresado y por eso se pone intenso y necio, pues necesita urgentemente que ellos establezcan normas justas, principios y valores permanentes, él necesita guías estables para aprender a comportarse.

Los niños mal atendidos, se vuelven exigentes, manipuladores y si para completar pasan mas de 1 hora diaria, viendo en TV programas violentos y deseducantes, se vuelven groseros, agresivos e irrespetuosos hasta con sus padres, por eso tienen problemas en el colegio y en la sociedad, lo cual les causa infelicidad.

Si Usted quiere que su hijo sea feliz, no le diga que la vida es terrible y que la felicidad no existe. Enséñele que la vida es un reto a su inteligencia, responsabilidad y voluntad para realizar grandes metas y resolver cualquier problema. Por tanto no le resuelva todo, enséñelo a pensar y decidir como resuelve sus pequeños problemas.

Hágale ver que la felicidad no es tener todo ni hacer todo lo que se le antoje Enséñele que ser feliz es sentirse orgulloso de si mismo porque es capaz de hacer las cosas rectamente y bien; porque sabe amar y respetar y por que cuenta con la atención, el amor incondicional y el respeto de sus padres.

¿Qué tal si deja de estar trabajando horas extras para conseguir dinero extra para comprarle cosas extras a su hijo, e invierte ese tiempo en jugar con él, escucharlo y enseñarle a adaptarse a la realidad; y ante todo, a hacerlo feliz con pequeños detalles de verdadero amor y demostración de afecto?


Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....

DERECHOS Y DEBERES DE LOS NIÑOS


DERECHOS Y DEBERES DE LOS NIÑOS
ALBA LUCIA CASTRO

Desde 1.919 cuando se creo el Comité de protección de la infancia y en 1923 cuando en Ginebra, Suiza, la Unión Internacional de Auxilio al niño hicieron universal la Declaración de los Derechos del Niño, se ha venido trabajando en la forma en que se puede garantizar el pleno desarrollo integral y la protección a los niños.

El Estado colombiano como república democrática, también ha legislado decenas de decretos y leyes en pro del bienestar y bien ser de los niños y adolescentes. En la Constitución política,
ARTICULO 44. Declara: Son derechos fundamentales de los niños:
ü la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social,
ü la alimentación equilibrada,
ü su nombre y nacionalidad,
ü tener una familia y no ser separados de ella,
ü el cuidado y amor,
ü la educación y la cultura,
ü la recreación y la libre expresión de su opinión.
ü Serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos.
ü Gozarán también de los demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia.

El CODIGO DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA, LEY 1098, expedido hace un año, ”tiene por finalidad garantizar a los niños, a las niñas y a los adolescentes su pleno y armonioso desarrollo para que crezcan en el seno de la familia y de la comunidad, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión. Prevalecerá el reconocimiento a la igualdad y la dignidad humana, sin discriminación alguna” ART1o.

Establece la responsabilidad compartida y solidaria de padre y madre, en la orientación, cuidado, acompañamiento y crianza de los hijos, y expresamente les prohíbe la violencia física, psicológica o impedir el ejercicio de los derechos del niño o adolescente. (art. 14)

Establece también, que la familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de formar a los niños y adolescentes en el ejercicio responsable de sus derechos y ordena a las autoridades que contribuyan a ese propósito.

Además, determina que “El niño, la niña o el adolescente tendrán o deberán cumplir las obligaciones cívicas y sociales que correspondan a un individuo de su desarrollo”, lo cual es importante para

Las leyes se hacen con el fin de orientar a las personas para que actúen adecuadamente, cumplan con sus deberes, se concedan mutuamente los derechos y de este modo lograr una convivencia armónica y sana. ¿Conocen Usted y sus hijos, sus derechos y deberes?


Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....

martes, 2 de octubre de 2007

¿QUIEN SE VA PRIMERO?

Una noche tranquila y serena estaba una pareja echada sobre el lecho cual dos enemigos, cada uno tirado hacia el opuesto rincón. La hija de la tierra se entrometía por la ventana para ver cuando las cosas se arreglaban, pero nada. Ya la luna iba dando su brazo a torcer, cuando apareció una extraña dama quien observaba a marido y mujer mientras rondaba la cama.

Intrigada la Luna la interpela, ¿quién eres y qué quieres? Soy la muerte –responde la dama- y vengo a llevarme a uno de ellos, mas no recuerdo a cuál de los dos debo llevarme y el tiempo de regresar se me acaba. A lo cual la Luna le sugiere: Pues pregúntale a ellos quién se quiere ir primero.

La muerte se presenta, les explica el objetivo de su presencia y la pareja atónita se abraza mientras responden al unísono, “yo no”. La Muerte le pregunta a la mujer, por qué tú no quieres irte y la mujer se anega en llanto. Entonces, cuestiona al hombre y el hombre entre sollozos enmudece

Luna observa a hombre y mujer y descubre que por sus mentes pasan mil imágenes que sus memorias evocan. Una detrás de otra en una carrera loca van apareciendo las cosas que pudieron haber hecho y dejaron de hacer; las que pudieron haber evitado, los errores que no resarcieron, pero ante todo les pesaba la cantidad de amor que no dieron y el cántaro vacío del amor que no recibieron. A la Luna le duele y oscurece

Ninguno se decide y la Muerte los apura: “¿cuál es el problema si no tienen que llevar nada? ¡No se van a llevar los chiros, tampoco la casa, los hijos son prestados y el otro se queda!

Quien se va sólo lleva la riqueza que alcanzó en su alma, la paz que puede sentir por la misión cumplida, haber amado a sus seres como a sí mismo, haber servido a la humanidad con su trabajo honesto y por haber recorrido el camino con las instrucciones que le dio Jesús, el Hijo del Creador.

El Sol sorprende y la Luna escapa. Ella no sabe que pasó, ni Usted, ni yo.

Pero si la muerte se llevara a su cónyuge, ¿De cuáles cosas se arrepentiría; cómo le ha demostrado que le ama; qué tan responsable, solidario y honesto ha sido con su pareja?

Y si la muerte se lo lleva a Usted, ¿Quedan sus hijos con buenos principios y valores para afrontar la vida sin Usted? ¡Imagínese cuáles y que clase de recuerdos de su amor, bondad, justicia y generosidad tendrán quienes se quedan!

Vive cada día como si fuera el último, porque cada día es una oportunidad para ser feliz, amando y siendo amado.

Si nacieramos sabiendo el camino de la vida, quizás vivirla no sería un reto encantador....